miércoles, 30 de septiembre de 2009

Parafraseando

En noches de marcas ruborizadas.

Encontramos y experimentamos, ladrillo por ladrillo, nuestra propia felicidad.
Del mundo de los insensibles me vuelvo a sentir, señores, sin importar sus consecuencias. Al fin y al cabo, de eso se trata. La vida es una consecuencia, y vos sos la causa. El mundo está lleno de consecuencias, consecuencias de simples causas insensibles.
Me inundo en problemas, de la familia de la impureza. Me consume sin saber, que sólo fundo un Ethos, y me tapo en mediocridad, sin pensar en vos. Sin pensar en si realmente me correspondés, si me darías la mano o simplemente retrocedés.
Pero no puedo evitarte. Mi mundo es tan chico y ubicado en la palma de tu mano. No lo sueltes. ¿A dónde puedo llegar a caer?
Sin embargo, no sale ser una insensible más. Y tu insensibilidad es tan permeable a mí, que me asfixia el alma. Sólo desearía por un segundo tenerte lejos, quizá podamos respirar.

¿A dónde llega todo ésto? frases de sentimientos inequívocos perforando el cráneo insensible, al cuál aún no pienso escuchar. Te dejo y me alejo, no pienso aspirar tu aire hoy. Creo imagen de tu inocencia, y no me sienta, y no me enseña, aunque la entienda.



Parafraseando, una vez más, en noches de marcas ruborizadas.

2 comentarios:

filadelfia dijo...

dicen que sos una perfecta combinacion....

Mariii dijo...

Me gustó eso...

"El mundo está lleno de consecuencias, consecuencias de simples causas insensibles."

¿A quién parafraseas? :O